More

    Detrás de la noticia

    ¿Por qué ha sido tan difícil, casi imposible, para el gobernador Alejandro Murat Hinojosa hacer realidad el Milagro Oaxaqueño al que se comprometió con los oaxaqueños durante su campaña e inicio de su gobierno? 

    “En seis años todo el mundo hablará del “milagro oaxaqueño”, de eso no hay duda. Lo dije de manera clara, vamos a cambiar el rostro de Oaxaca de una vez por todas”, aseguró al ganar la elección a la gobernación del estado.

    Salvo su mejor opinión, queridos lectores, a nuestro leal y saber entender, dos son las poderosas razones que han impedido al joven mandatario estatal, con prometedor futuro nacional, dar el gran salto histórico que anhelan los oaxaqueños. 

    Primeramente, la madre tierra se ha ensañado con Oaxaca durante su gobierno. Son numerosos los diversos siniestros naturales que ha enfrentado, sequías e inundaciones, sismos, huracanes y tormentas tropicales e incendios forestales.

    Sin duda, la pandemia del nuevo coronavirus SARS-CoV2-COVID-19 ha sido la puntilla del rosario de tragedias naturales que han vivido y viven, sufrido y sufren en carne viva los más de cuatro millones 132 mil oaxaqueños, a lo largo de los últimos cinco años.

    Sin embargo, el mayor problema que ha enfrentado el gobernante oaxaqueño es innegablemente la traición de sus amigos y más cercanos colaboradores yupis y yopes, quienes de manera permanente han saboteado el Milagro Oaxaqueño.

    No puede llamarse de otra manera su ineficiencia e ineficacia, traducida más que en ineptitud en verdadero valemadrismo y escandalosa corrupción. Salvo honrosas excepciones, la mayoría son pública y notoriamente desleales, agravado por la opacidad en el manejo de la información gubernamental.

    Entendible, jamás justificable, porque no son oaxaqueños y, por tanto, no aman ni respetan a Oaxaca ni mucho menos a los oaxaqueños. Ven a la Gran Señora del Sur como tierra de conquista y vinieron a saquearle.

    Las dos anteriores causas se agravan por la falta de operadores o, en el mejor de los casos, por escasos operadores políticos reales, eficientes y eficaces del gobernador Alejandro Murat, quien enfrenta un final de gobierno difícil y complicado.

    Ni bien sale bien librado el gobernador de un conflictoinmediatamente brincan otros conflictos más. Logró evitar que el Congreso del Estado iniciara Juicio Político en su contra por violar la veda electoral en el pasado proceso electoral, según resolución del INE.

    Sin embargo, ahora, enfrenta la rotunda negativa de diputados de Morena para que el Congreso del Estado apruebe la Cuenta Pública 2019, toda vez que “el Órgano Superior de Fiscalización no presentó en tiempo y forma los Informes de Resultados de la Fiscalización de las Cuentas Públicas”.

    Esta grave omisión y negligencia del chiapaneco Guillermo Megchún Velázquez, titular del OSFE, es una prueba más de la mala fe y deslealtad de los integrantes del gabinete legal y ampliado, así como de los órganos autónomosconstitucionales y no. 

    La diputada morenista Laura Estrada Mauro fijó la postura el 9 de diciembre de 2020 en calidad de presidenta de la Comisión Permanente de Vigilancia del Órgano Superior de Fiscalización en la LXIV Legislatura local del Congreso del Estado. 

    El posicionamiento sobre la rotunda negativa de la ex presidenta de la Junta de Coordinación Política (JUCOPO),de la tribu de Salomón Jara en el Movimiento de Regeneración Nacional, se hace extensiva a la Cuenta Pública Municipal del ejercicio fiscal 2019.

    La rotunda negativa de los legisladores morenistas es resultado de la falta de cabildeo del presidente de la Junta de Coordinación Política (JUCOPO), el también morenista Fredie Delfín Avendaño, y del coordinador del grupo parlamentario del PRI, Alejandro Avilés Álvarez. 

    Ambos diputados presumen a los cuatro vientos tener el control de los diputados de Morena y del PRI en el Congreso del Estado, pero sólo se han dedicado a beneficiarse personal y grupalmente como supuestos operadores políticos del gobernador.

    Estrada Mauro considera que “la fecha límite para su presentación en tiempo y forma venció el pasado 30 de noviembre de 2020 en términos de los preceptos legales vigentes sin que se haya presentado de forma completa el Informe de Resultados de la Fiscalización de las Cuentas Públicas Estatal y Municipales 2019”.

    “El contenido a todas luces no ofrece los elementos necesarios para poder tomar una decisión de las dimensiones de aprobar o no las Cuentas Públicas, pues es mínimo el avance y la información que se tiene”, consigna el Oficio Número HCEO/LXIV/PCPVOSFE/256/2020.

    Del análisis del Informe se desprende de manera textual que “el informe de noviembre se integra con los resultados de cuatro entes estatales y 26 municipales; en tanto que el de febrero será de 12 entes estatales y 74 municipales”.

    “Es decir, en términos porcentuales el avance de la Cuenta Pública Estatal es tan solo del 25%, mientras que la municipal presenta un 26%, contenido que a todas luces no ofrece los elementos necesarios para analizarla, tomar una decisión y, en su caso, aprobarla” .

    alfredo_daguilar@hotmail.com

    director@revista-mujeres.com

    @efektoaguila

    Alfredo Martínez de Aguilarhttp://revista-mujeres.com
    Lic. en Derecho con Maestría en Derecho y Política Electoral. Columnista de Prensa, Radio y Televisión. Director Revista mujeres y Columnista Periódico Tiempo.

    Más recientes

    spot_imgspot_img

    Artículos relacionados

    spot_imgspot_img